top of page

#RealidadGanadera: El papel de los alimentos de origen animal en dietas saludables

#RealidadGanadera: El papel de los alimentos de origen animal en dietas saludables y ambientalmente sostenibles


Campaña en la que colabora CONAFE junto a otras instituciones del sector ganadero

Los debates científicos y políticos sobre el papel de los alimentos de origen animal en dietas saludables y ambientalmente sostenibles a menudo dan lugar a distintas interpretaciones. Los alimentos de origen animal, como la carne, la leche, el pescado y los huevos, tienen muchos efectos positivos para la salud cuando se consumen en las cantidades recomendadas.

Representan una estrategia clave para abordar la desnutrición en los países de ingresos bajos y medios gracias a su riqueza en nutrientes que escasean en estos países. Por estas razones, los científicos están debatiendo cada vez más el papel de los alimentos de origen animal y aclarando la evidencia de sus beneficios y riesgos para la salud y el medio ambiente.

Una revisión publicada en el Journal of Nutrition por Anne Mottet analiza los beneficios y riesgos de los alimentos de origen animal para la salud. El artículo también se centra en sus beneficios y riesgos ambientales, y revisa la evidencia sobre proteínas alternativas y alimentos ricos en proteínas.

Está bien establecido que los alimentos de origen animal son densos en nutrientes biodisponibles y pueden contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional. Por ejemplo, son la única fuente intrínseca de vitamina B12 y contienen más formas biodisponibles de vitaminas A y D, hierro y zinc que los alimentos de origen vegetal.

Las deficiencias de estos micronutrientes durante las etapas críticas de la vida de una persona pueden tener consecuencias graves y duraderas, incluyendo discapacidades congénitas, anemia, reducción del crecimiento, deterioro cognitivo, mayor susceptibilidad a las infecciones, raquitismo, disminución de la productividad laboral, ceguera e incluso la muerte.

El documento señala que muchas poblaciones del África subsahariana y Asia meridional podrían beneficiarse de su mayor consumo a través de una mejor ingesta de nutrientes y una reducción de la desnutrición.

Cuando se producen a la escala adecuada y siguiendo los ecosistemas y contextos locales, los alimentos de origen animal pueden desempeñar un papel importante en agroecosistemas circulares y diversos que, en ciertas circunstancias, pueden ayudar a restaurar la biodiversidad y la tierra degradada y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción de alimentos.

El estiércol del ganado mueve materia orgánica, nutrientes y agua dentro de los agroecosistemas, aumenta la productividad de los cultivos, y muchos estudios han demostrado un aumento constante en la materia orgánica del suelo con la aplicación de estiércol.

En consecuencia, la aplicación de estiércol limita la disminución de la fertilidad del suelo, que es uno de los mayores desafíos para mantener suelos saludables. El uso directo e indirecto del agua es un desafío que a menudo se plantea cuando se observan los impactos del ganado. El 94% del agua utilizada por el ganado representa «agua verde» de las condiciones de secano, y más de un tercio del agua verde proviene de la producción de pastos.

Por lo tanto, la producción ganadera basada en pastos puede ser un método para utilizar productivamente este agua verde, que caería sobre la tierra con o sin ganado. Esto es particularmente relevante para los pastizales en tierras marginales, que no compiten con las tierras de cultivo por el agua.

El ganado vacuno de carne representa el 33% del uso de agua, de leche el 18% y el porcino un 14%. Como tal, la contribución del uso del agua del riego (agua azul) al uso total de agua es relativamente baja: 6% para pollos de engorde y 14% para porcino.

Bajo circunstancias específicas, la modificación del hábitat puede beneficiar a la biodiversidad al mantener los pastizales naturales. Por ejemplo, en Europa, los hábitats de pastizales se encuentran entre los tipos de ecosistemas con los niveles más altos de biodiversidad porque la larga historia de la ganadería ha proporcionado tiempo para que un gran grupo de especies se adapte a condiciones específicas.

Con respecto a la mitigación y adaptación al cambio climático, la importancia de la ganadería es bien reconocida por los responsables políticos. El informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sobre el cambio climático y la tierra, por ejemplo, encontró con gran confianza que «las prácticas del lado de la oferta pueden contribuir a la mitigación del cambio climático al reducir las emisiones de cultivos y ganado, secuestrar carbono en los suelos y la biomasa, y disminuir la intensidad de las emisiones dentro de los sistemas de producción sostenibles».

Pero nadie se duerme en los laureles, por lo que la FAO ha identificado tres estrategias principales para la mitigación del cambio climático del ganado:

1.Mejorar la eficiencia y la productividad;

2.Integrar mejor a los rumiantes en la bioeconomía circular, mejorando los coproductos de la transformación de cultivos y los residuos de cultivos como piensos y reciclando energía y nutrientes del estiércol;

3. Aumentar el contenido de carbono orgánico del suelo, particularmente en los pastos, a través de un mejor manejo del pastoreo.

Se estima que una reducción del 14% al 41% en las emisiones de gases de efecto invernadero del sector ganadero es posible si todos los productores adoptan las tecnologías y prácticas utilizadas actualmente por los productores más eficientes.

El ganado consume un tercio de la producción mundial de cereales como pienso, que es el 11% del pienso total; El resto se compone principalmente de material vegetal con ningún o limitado otro uso alimentario directo, como pasto, residuos de cultivos y coproductos del procesamiento de cultivos.

El tracto digestivo especializado de los rumiantes les permite convertir estos materiales vegetales fibrosos en proteínas de alta calidad digeribles por el hombre, agregando valor a los productos que de otro modo no se utilizarían. Los productos no alimentarios como la alimentación del ganado pueden contribuir al reciclado de biomasa y nutrientes.

Utilizando estiércol como fertilizante, la producción ganadera recicla nutrientes y materia orgánica. Los nutrientes totales disponibles del estiércol del ganado superan a los de los fertilizantes sintéticos, cubriendo más del 80% de las necesidades de nitrógeno y fósforo de las plantas agrícolas a nivel mundial. La integración de cultivos y ganado puede reducir la necesidad de insumos como la tierra, el agua y los nutrientes y mejorar la eficiencia general.

Se puede lograr una mejor circularidad aumentando la proporción de alimento para ganado que consiste en pasto, residuos de cultivos y coproductos del procesamiento que los humanos no pueden consumir. Y el reciclado y la recuperación de nutrientes y energía de los desechos animales incluyen la aplicación, el compostaje y la digestión anaeróbica del estiércol para la producción de biogás.

Los sistemas ganaderos circulares tienen el potencial de proporcionar una parte significativa de las necesidades diarias de proteínas (50-60 g), y podrían suministrar de 9 a 23 gramos de proteína comestible por persona por día si todos los residuos de alimentos pudieran reciclarse como alimento para animales.

No existe un enfoque único para todos, ni una cantidad general o promedio de alimentos de origen animal que sean saludables y ambientalmente sostenibles. Depende del contexto local y de las prioridades de salud e inevitablemente cambiará con el tiempo a medida que las poblaciones se desarrollen y evolucionen las preocupaciones nutricionales.

Los esfuerzos de los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil para aumentar o disminuir el consumo de alimentos de origen animal deben involucrar a las partes interesadas locales afectadas por los posibles cambios. Se necesitan políticas, programas e incentivos para garantizar las mejores prácticas en la producción, frenar el consumo excesivo donde es alto y aumentar de manera sostenible el consumo donde es bajo.

3 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Rey 814 Beemer Yuri, Gran Campeona de Galicia 2024

La vaca de Rey de Miñotelo gana el título por cuarto año consecutivo No sorprendió el triunfo de Yuri (S.A.T. Rey de Miñotelo, A Pastoriza, Lugo) porque sus cualidades justificaban su triunfo, como lo

bottom of page