top of page

#RealidadGanadera: Sufrimiento mental de los ganaderos y agricultores europeos, la motivación oculta de sus protestas

Campaña en la que colabora CONAFE junto a otras instituciones del sector ganadero


Remitido.- Las protestas de los agricultores y ganaderos son noticia en toda Europa, con cientos de tractores bloqueando el tráfico en las principales ciudades europeas, exhaustos después de años de políticas verdes que socavan la supervivencia de sus actividades. Pero hay una razón menos conocida del origen de estas acciones. Hay investigaciones que han demostrado que la presión sobre los agricultores y ganaderos a lo largo de los años también han tenido un significativo impacto negativo en su salud y bienestar mental. Esto es muy preocupante pero totalmente comprensible. En muchos casos, su trabajo diario es una actividad que se ha transmitido de generación en generación, y el riesgo de fracasar genera mucho estrés mental, además de las innumerables dificultades que el sector ha estado experimentando recientemente.

Las granjas han pertenecido a estas familias durante generaciones, pero las políticas europeas a menudo hacen poco para proteger sus ingresos, creando inseguridad financiera y obligando a muchas granjas a cerrar. En algunos casos consideran el suicidio, por lo que la situación es más dramática de lo que nadie podría pensar. Una encuesta realizada en 2023 entre más de 250 agricultores irlandeses se descubrió que el 20% había considerado el suicidio en las dos semanas anteriores, mientras que casi el 40% informó niveles de estrés de moderados a extremadamente altos. En el norte de Bélgica, casi la mitad de los 600 agricultores encuestados dijeron que su trabajo les causaba sufrimiento psicológico. Más de una cuarta parte de los agricultores alemanes y austriacos informaron haber experimentado agotamiento (burnout), el doble de la tasa de desgaste de la población general.

La sensación de impotencia, opresión e injusticia puede ser insoportable

Los agricultores y ganaderos afirman sentirse completamente desolados por las políticas climáticas que los etiquetan injustamente como los principales contaminantes del planeta. El aumento de los costes, la caída de los precios de venta y las normas injustas del gobierno y excesivamente rígidas que rigen su trabajo también dañan inevitablemente su salud mental. Se dice que la sensación de impotencia, opresión e injusticia se ha vuelto insoportable para muchos, ante los titulares que describen al sector agroganadero como la principal causa del calentamiento global y la pérdida de biodiversidad. El sector agroganadero, al igual que muchos otros sectores, sabe que debe reducir los impactos sobre el medio ambiente. En este sentido, la ganadería ha demostrado tener éxito en la reducción de emisiones. Pero estas mejoras no deberían verse socavadas haciendo su trabajo imposible. Después de todo, son los agricultores/ganaderos quienes ponen los alimentos en las estanterías de nuestros supermercados.

Agricultores y ganaderos están a la vanguardia en luchar frente al cambio climático

Los ganaderos y agricultores están a la vanguardia en la lucha frente al cambio climático y también son uno de los más afectados por él. Pero el aumento insostenible de los costes, las regulaciones cada vez más estrictas sobre las emisiones y las restricciones al uso de varios insumos, las descripciones negativas en los medios de comunicación y la eliminación de las ayudas a los combustibles agrícolas han erosionado cualquier respeto por su papel fundamental como guardianes de la tierra y proveedores de alimentos. Después de la Segunda Guerra Mundial, a los agricultores y ganaderos se les dijo que hicieran todo lo posible para acabar con el hambre y asegurar el suministro de alimentos. Hoy, sin embargo, son constantemente criticados y etiquetados como contaminantes y torturadores de animales. Este tipo de críticas constantes resultarían agotadoras para cualquiera.

«Sienten que han sido utilizados como chivos expiatorios en términos de ser titulares, como si estuvieran causando la crisis climática desproporcionadamente más allá de su papel», comenta Louise McHugh, profesora de psicología en la University College de Dublin y codirectora del estudio de salud mental sobre los agricultores irlandeses. McHugh expone que los ganaderos/agricultures con los que habló, como parte de su estudio, estaban motivados para participar en prácticas y políticas innovadoras que abordaran el cambio climático, pero sintieron que debían incluir sus opiniones y, fundamentalmente, ser viables sobre el terreno. Los investigadores dicen que es necesario encontrar soluciones y más apoyo para la salud mental de los ganaderos/agricultores. En Irlanda, ya han comenzado a ofrecer módulos de salud mental a estudiantes de ciencias agrícolas.

Según Franziska Aumer, que está estudiando para convertirse en ganadera del sector lácteo en Baviera (Alemania), también es importante garantizar que los ganaderos tengan más información y oportunidades de diálogo. Franziska comenta que un amigo suyo holandés se quitó la vida a la edad de 25 años después de perder su granja, como muchos otros en los Países Bajos, debido a los estrictos estándares sobre emisiones de nitrógeno. “Estaba lleno de vida. Luchó por su granja durante años”, dijo Aumer. A pesar de las historias trágicas que ha vivido y los desafíos a los que se enfrenta el sector, Aumer dijo que darse por vencida no es una opción para ella. “Espero que los políticos y la sociedad nos aprecien y nos brinden apoyo para que nuestra profesión tenga un futuro. Y para que no rompa a la gente”.

1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page