top of page

#RealidadGanadera: Los científicos sostienen que se culpa erróneamente a la ganadería intensiva

Los científicos sostienen que se culpa erróneamente a la ganadería de alto rendimiento por el mayor riesgo de pandemias


Campaña en la que colabora CONAFE junto a otras instituciones del sector ganadero

No es la denominada ganadería “intensiva” la que aumenta el riesgo de pandemias, sino todo lo contrario. Un importante estudio realizado por veterinarios y ecólogos ha descubierto que la cría de ganado al aire libre o “en extensivo” puede aumentar el riesgo de pandemias transmitidas por animales. En cambio, la posibilidad de mantener la producción de animales en instalaciones bajo techo con condiciones controladas (por ejemplo, temperatura, humedad, ventilación) puede reducir el riesgo de pandemias y la aparición de enfermedades peligrosas, como el SARS, EETs, Influenza Aviar y Covid-19, en comparación con la ganadería menos intensiva.

Como afirma Harriet Bartlett, autora principal del estudio: «Se culpa a la ganadería intensiva o de alto rendimiento de las pandemias, pero quienes piden alejarse de la ganadería intensiva a menudo no consideran el riesgo pandémico de la ganadería menos intensiva y, en particular, las consecuencias para uso del suelo. Las granjas de bajo rendimiento necesitan más terreno para producir los mismos alimentos que las granjas de alto rendimiento. Un cambio generalizado a la ganadería de bajo rendimiento destruiría y perturbaría vastas áreas de hábitats naturales. Esto aumenta el riesgo de propagación viral, la primera transmisión de un animal silvestre, al perturbar la vida silvestre que bien puede albergar el próximo virus pandémico y aumentar el contacto entre la vida silvestre, las personas y la ganadería”.

“Las granjas de bajo rendimiento generalmente involucran poblaciones de ganado más grandes, menor bioseguridad, más trabajadores y mayor terreno, lo que resulta en riesgos de enfermedades diferentes, pero no necesariamente menores, que los sistemas de mayor rendimiento que producen la misma cantidad de alimentos”, leemos en el Informe de veterinarios y ecólogos de las universidades de Cambridge y Leeds. “Un cambio global que se aleje de la ganadería intensiva requeriría un área de tierra casi tan grande como la India, lo que inevitablemente aumentaría el riesgo de efectos indirectos. La conversión y fragmentación de los hábitats naturales significa que estamos criando en lugares donde el ganado y las personas pueden tener un contacto más cercano con poblaciones de animales silvestres”, dice Bartlett.

El profesor Giuseppe Pulina, Presidente de “Carni Sostenibili” y uno de los 1.000 mejores científicos especializados en animales del mundo, explicó: “Paradójicamente, mantener a los animales confinados brinda niveles muy altos de seguridad. Por el contrario, los animales al aire libre son los más expuestos a esta enfermedad, sobre todo si no cuentan con defensas activas, doble vallado y control serológico constante. Por otro lado, los animales de la granja tienen niveles de seguridad tan altos que si la enfermedad entrara en la misma, se sabría de inmediato. Entonces, la granja sería inmediatamente considerada como un brote, con la rápida intervención de las autoridades sanitarias”.

6 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page