top of page

Pedro Sánchez responde a las movilizaciones prometiendo cambiar la Ley de la Cadena, implementar las cláusulas espejo y flexibilizar la PAC

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha comprometido este miércoles 7 a reforzar la Ley de la Cadena Alimentaria, con la que se prohíben las ventas a pérdidas, en respuesta a las movilizaciones que agricultores y ganaderos llevan a cabo estos días en España por la situación del campo, a la vez que se compromete a implementar la reciprocidad en las condiciones de importaciones agrícolas -las conocidas cláusulas espejo-, simplificar la PAC y facilitar la adaptación a la normativa europea.

En la primera sesión de control del año en el Pleno del Congreso, el presidente ha contestado a preguntas de Vox y de ERC por las protestas agrarias. Frente a las críticas vertidas por Santiago Abascal, Sánchez ha asegurado que el Gobierno «está con el campo», y que, prueba de ello, son las reuniones que el ministro de Agricultura, Luis Planas, ha mantenido recientemente con diferentes asociaciones agrarias para analizar la situación del sector.

En su respuesta, el presidente ha dicho que su Ejecutivo «está con el campo en palabras y hechos» gracias a las políticas «desplegadas en estos últimos cinco años».


Sánchez ha puesto el foco en los 4.000 millones de euros destinados al primario desde 2022 para hacer frente a adversidades como la sequía, el alza de los precios de la energía o los seguros agrarios; o los 6.800 millones de la nueva PAC, de los que más de 4.000 son en ayudas directas.


DURO PULSO ENTRE EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO Y VOX

Por eso, le ha dicho al líder de VOX, Santiago Abascal, que «quizá no se ha enterado de lo que hemos ido aprobando en el Congreso para defender al sector primario y, siempre, en contra de su partido».

El presidente ha reiterado que apoya al campo mientras que VOX propone una «fórmula letal» para el sector primario porque hacen una «mezcla imposible» entre «negacionismo climático y antieruopeísmo».

Abascal, por su parte, le ha remarcado que a España ha llegado la «rebelión de los tractores que detendrá la traición -de Sánchez- al campo».


Ha asegurado que los agricultores quieren que se les «dejen de poner zancadillas» con la competencia «desleal», con el ecologismo «radical», el «papeleo insoportable» o la «criminalización de su modo de vida».

Además, ha afeado a los «populares, socialistas y verdes» que actúen como «una coalición en Bruselas» en la mayoría de las votaciones que afectan al campo.

Ha terminado apuntando que la Agenda 2030 es una «amenaza de muerte para el campo español y es un plan de despidos masivos».


Por su parte, la portavoz adjunta de ERC, Teresa Jordà, ha advertido al presidente de la falta de medidas estructurales en el sector, de la necesidad de hacer políticas ambientales «de cara» al campo y de la pérdida de «centenares de campesinos». «¿Qué piensa hacer ante esta gravísima situación?», ha preguntado Jordà.

Sánchez ha aprovechado el turno de respuesta para trasladar su «absoluta disposición e interlocución» con el campo, así como un actitud de «empatía» desde el Ejecutivo en respuesta a las movilizaciones.

7 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page